QUERIDO CUERPO…¡CUÁNTO TE QUIERO!

Hola… Quiero empezar el post de esta semana «desmantelando» esa falsa creencia, que a veces hay, de que las personas que nos dedicamos a las terapias naturales y a fomentar el crecimiento personal en nuestra consulta nunca nos ponemos enfermas y siempre estamos estupendamente… Y digo esto porque me hace gracia cuando algunos pacientes me dicen muy convencidos que yo estoy siempre muy bien y que parece que nunca tengo problemas… La verdad es que lo que ellos ven es el reflejo de una toma de consciencia de bastantes años ya, acerca de la importancia tan grande que tiene el conocernos a nosotros mismos, conocer nuestro propio cuerpo y sobre todo, saber escucharlo.

Cuando yo empecé a estudiar Reflexología y a recibir masajes de esta terapia tan maravillosa, uno de los muchos regalos que trajo a mi vida fue el tomar consciencia de mi cuerpo, de cómo estaba, de qué necesitaba. Y aprendí a escucharlo, a quererlo y a respetarlo, aunque a veces nos volvemos un poco sordos a sus mensajes…

Una de las mejores cosas que sabe hacer nuestro cuerpo es darnos «toques» cuando lo estamos llevando al límite, sea por el motivo que sea. El problema es cuando no hacemos caso de esos avisos, ó sí los tenemos en cuenta pero seguimos «tirando» de él porque cómo sabemos que responde… Y eso me ha pasado a mí en estos días…

Este mes pasado de Enero he llevado mi cuerpo al límite. Sí que he tenido consciencia de ello, más delito tengo… Pero tenía q hacer frente a un mes de mucho trabajo (entre otras cosas que pudieran por fin ver la luz esta página y este blog), y esto unido a cambios en mi vida y toma de decisiones importantes en los últimos meses han hecho que mi cuerpo se fuera resintiendo hasta hacerme parar por completo la semana pasada. Tuve que cancelarlo todo por una laringitis y afonía total de la que estoy mejor pero no totalmente recuperada.

Lo que no deja de asombrarme de nuestro cuerpo es cómo aguanta y aguanta, estando ya resentido y cansado de nuestros ritmos, hasta que sabe que puedes hacerte plenamente cargo de él, y entonces es cuando se «rompe». ¿Cómo no voy a quererlo? Y mucho, si no encontrándome bien del todo respetó por ejemplo mi viaje a Praga porque pude disfrutarlo mucho, mi vuelta con el trabajo que dejé pendiente y la celebración todo el día de mi cumpleaños. Y ya cuando terminó mi cumple me quedé sin voz…Más el resto de malestares que vinieron después…

Pero debemos intentar no llegar a esto. Y en la medida que podamos ir frenando esos ritmos y ese estrés que tanto nos acompaña a casi todos porque nuestro cuerpo tiene un límite. Y nos lo va a hacer saber. Y cómo no lo escuchemos y nos cuidemos, los avisos cada vez serán más fuertes, en forma de malestares cada vez más serios… Por lo tanto, cuando tengamos épocas de mucho de todo, vamos a prometerle que en cuanto podamos lo vamos a compensar con todo lo que sabemos que le gusta y le viene bien. En mi caso por ejemplo, más tiempo de descanso, de dormir, paseos por la naturaleza, más yoga, masajes, etc.

Yo he aprendido la lección y ahora estoy intentando compensarlo todo lo que puedo, más todavía que antes, porque lo necesita. Así que vamos a honrar ese templo sagrado de nuestra alma, que es nuestro cuerpo, y a cuidarlo y respetarlo como se merece.

Y ya sabéis…Que la Fuerza os acompañe…Y por supuesto…Que la Fuerza de tu Cuerpo te acompañe siempre…

¡Hasta la semana que viene!

Compartir

9 comentarios sobre “QUERIDO CUERPO…¡CUÁNTO TE QUIERO!

  1. Hola!
    Lo primero de todo es decirte que espero que te recuperes del todo muy pronto y vuelvas a estar al 100%
    Es verdad que el cuerpo es sabio, va dando avisos, lo hemos hablado muchas veces y siempre me lo dices: hay que escucharlo…
    pero no aprendo. Tendré que cuidar «mi casa» más de lo que lo hago. Te iré contando.
    Me ha encantado el post! Me dejas con ganas de más.
    ???

  2. Me encanta Virgi cuándo dices q el cuerpo nos sostiene paciente y q se rompe cuándo lo escuchamos conscientes para proporcionarle el descanso y el amor q necesita.?

  3. Bueno….qué decir…? Pues que me llega
    este post totalmente como una señal.
    Me siento hoy especialmente identificada con todo lo leido.
    GRACIAS por recordármelo ?.

  4. Aaayyy Virginia que razón tienes!!! Y yo hoy a estas horas hecha un trapo, afónica, con tos… Y todo, como tú dices por no escuchar a mi cuerpo como es debido…
    A ver si te tomo la palabra y escucho y cuido a mi cuerpo como se merece.

  5. No puedo estar más de acuerdo contigo!!! Después de llevarlo al límite, parece que el cuerpo espera a que bajemos el ritmo para decirnos que hasta aquí hemos llegado…..

    El post, genial. Como siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =