EL DESCANSO…”EN MODO PERRUNO”

Hola…El otro día hablaba con una amiga mía y me decía que estaba agotada, que los “43” se le habían echado encima de una manera tremenda y que no aguantaba el ritmo que antes sí aguantaba… Yo no estoy de acuerdo con ella del todo y así se lo expliqué…Y por ello, y porque últimamente me encuentro también en mi consulta con bastantes personas que están muy en el límite de su energía, el post de hoy va dedicado al descanso…

Si sometemos nuestro cuerpo a unos ritmos muy estresantes, frenéticos y continuados, muchas veces durante años, llegará un momento en el que, aunque creamos que estamos descansando, en realidad no lo estamos haciendo y “tocaremos fondo”…Hay un cansancio que yo llamo “residual” que no desaparece con una noche bien dormida y descansada ó con un fin de semana a otros ritmos. Nuestro cuerpo aguanta muchísimo pero tiene un límite que nosotros, en general, solemos traspasar a menudo. Y es ese traspasar tantas veces ese límite lo que va generando este cansancio residual…

Ahora que estamos en las vacaciones de Semana Santa yo os preguntaría lo siguiente: ¿qué hacéis para descansar? Porque creo que en muchísimos casos vacaciones ya no es sinónimo de descanso…si no de todo lo contrario…Y por lo tanto seguimos acumulando más cansancio…

Es verdad que a veces las circunstancias externas que tengamos cada persona en particular tienen mucho peso, y no nos permiten cierto descanso, pero esto no siempre es así ni todo el tiempo. El problema es que no sabemos escuchar nuestro cuerpo, o sí lo escuchamos pero no le hacemos caso (de esto hablo en el post de hace varias semanas “Querido cuerpo…cuanto te quiero). También a veces nos vemos con tantas responsabilidades con los demás que no pensamos en nosotros mismos, y no comprendemos que como no nos cuidemos y descansemos en condiciones no vamos a poder estar ni para los demás ni para nosotros…Y si los demás no lo saben entender, aquí tenemos una de las muchas pruebas que nos trae la vida para querernos y apostar por nosotros mismos, porque…si nosotros no lo hacemos, ¿quién lo va a hacer entonces?

Así que mi consejo es que no pospongáis mucho el descanso cuando lo necesitéis porque nos podemos meter en un “bucle” muchas veces de años, generando un cansancio residual tremendo. Que aprovecheis en fines de semana, vacaciones, ó en un día cualquiera que tenéis con un poco más de tiempo para descansar, para hacer cosas que os apetezcan mucho, os relajen y descansen. Yo siempre que puedo intento ponerme en “modo perruno” que me encanta…

Me levanto más tarde, duermo siesta, leo, veo una serie que me guste tumbada en mi súper sofá, paseo por cualquier entorno de la naturaleza, pinto mandalas, etc, etc, etc… Cada uno lo que le apetezca y lo que el cuerpo le pida. El cuerpo es muy sabio y nos dice lo que necesitamos en cada momento. Sin “comeduras de coco”, sin culpas y sin remordimientos. Y con la consciencia de que todo no lo podemos “pillar”, a veces debemos renunciar a ciertas cosas en favor del descanso…Y si pensamos que ya es la edad la que nos frena en muchas cosas, porque no tenemos 20 años, deberíamos de analizar un poco nuestra vida y ver qué pasa porque estoy segura que en muchos casos no es la “edad” si no la falta de descanso la que nos está frenando en todo…

Y hablando de descanso, la semana que viene no habrá post, será a la siguiente. Así que os deseo que la Fuerza del Descanso os acompañe siempre…

¡Hasta dentro de dos semanas!

Compartir

5 comentarios sobre “EL DESCANSO…”EN MODO PERRUNO”

  1. Hola!!!
    Pues hoy me pillas en modo perruno, jejeje.
    No todo lo que me gustaría pero todo lo que puedo. Comparto contigo que la edad no es lo que pesa, hay viejos de 30 y jóvenes de 80.
    Yo me doy cuenta de que estoy cansada cuando paro. Luego me cuesta horrores volver a coger el ritmo porque no llego a «cargar pilas» Preguntabas que hacemos para descansar. Yo descanso cuando desconecto y desconecto en la sierra o en la playa, más en la playa, ya lo sabes…
    Hacer cosas distintas a lo habitual o las mismas pero en otro escenario, eso es para mi descansar.
    ¿Sabias que nuestro cerebro posee un mecanismo de «desconexion automática»? Se activa cuando superamos determinados niveles de agotamiento. Es cuando decimos, estoy saturada, ya no rindo, no me cunde…nuestro cerebro se ha pedido un descanso.
    Y ahora, aunque no tenga ni playa ni sierra cerca, sino asfalto y lluvia, voy a «descansar» viendo una peli.
    Gracias por el post y te leo en dos semanas!!😘😘😘

  2. Muchas gracias chicas.
    Mariví…¡muy interesantes tus reflexiones como siempre! Claro q el cerebro tiene q “desconectarse” en algún momento…si no yo creo q ardería literalmente…el problema es q si no descansamos lo suficiente, el estrés físico y mental no se elimina, aunque desconectemos necesitamos también descanso perruno…
    😘😘😘

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.