DONDE LAS CALLES NO TIENEN NOMBRE…

Hola a todos…¿Que tal llevamos la cuarentena esta semana? Yo más animada que otros días, y con ganas de Blog y de canal de YouTube. La semana pasada ni escribí ni subí vídeo porque aunque no estaba mal, no me encontraba como a mí me gusta estar cuando hago esto, y sinceramente, para hacer un “churro”, no ayudar y no poder transmitir lo que realmente siento, prefiero el silencio…Aprendo mucho del silencio en estos casos…

Donde las calles no tienen nombre…Where the streets have no Name…El otro día escuchaba esta canción del grupo irlandés U2, que me encanta, y se me venía como título para este post porque, como ellos cantan…

“Quiero correr,

quiero esconderme,

quiero echar abajo los muros que me sujetan dentro,
quiero estirar el brazo y tocar la llama,

donde las calles no tienen nombre…

Quiero sentir la luz del Sol en mi cara,

veo la nube de polvo desaparecer sin dejar rastro,

quiero refugiarme de la lluvia venenosa,

donde las calles no tienen nombre…”

¿Quien no se ha sentido alguna vez así en su vida? Y ahora seguramente también hemos tenido momentos… Es curioso como nos gusta a todos, en general, ponerle etiquetas a todo, ponerle un nombre a todo, hacer lo que hacen “todos”…
Vemos como la gente hace bizcochos, aprende a hacer pan, arregla armarios y habitaciones, se pega maratones de series en Netflix, etc. Y la verdad es que todo esto está genial, pero si no te apetece hacerlo, ¡pues no hay por qué hacerlo! Y si ya lo has hecho…¿ahora qué hacemos el resto de cuarentena? Creo que estamos bastante saturados con tanta información de todo tipo, y que es necesario que nos paremos a pensar que nos apetece realmente hacer cada día. No pasa nada si no hacemos lo que hace “la mayoría”, no pasa nada si estamos en tierra de nadie un tiempo, no pasa nada si estamos de vez en cuando donde las calles no tienen nombre…


Nos dicen que hay que meditar a diario, que hay que hacer ejercicio, comer sano,…Pero, ¿lo haces de forma libre y auténtica, ó sólo porque lo dicen los demás? Porque hacer estas cosas es maravilloso para nuestro cuerpo, mente y emociones, pero si te quedas sólo en lo superficial, o no te apetece de verdad hacerlas, no van a servir casi de nada. Creo que es bueno que busquemos la verdadera honestidad en nosotros mismos, y no autoengañarnos, ni con esto ni con nada…

Y ahora más que nunca, en la situación que estamos viviendo donde, como digo, nos llegan por tantos y tantos medios, tantas informaciones, ideas y sugerencias de lo que hacer, de cómo aprovechar tu tiempo, de lo que está pasando, de quien es el responsable, de cómo solucionarlo, etc.etc.etc., que uno ya no sabe dónde acudir, lo que pensar ó cual es la auténtica verdad…

Yo creo que hay dos cosas claras. La primera es que ahora más que nunca estamos haciendo un máster (y muy avanzado) en vivir el presente continuo más absoluto, el día a día, como tantas corrientes espirituales nos llevan diciendo tan sabiamente desde hace muchísimos siglos que se debe hacer. Y la segunda es que la verdad verdadera, está dentro de cada uno de nosotros, como también nos lo llevan diciendo milenios y siglos seres de luz como Jesucristo, Buda, Santa Teresa de Jesús, San Juan De la Cruz, Rumi, y muchos más… Lo más positivo para cada uno es que sepamos posicionarnos en nuestra vida, evaluando todo lo que nos llega de fuera pero situándonos en nuestra auténtica y más profunda verdad, la que sienta cada uno que es la suya, y vivir en honestidad a ella. Estoy ahora recordando dos posts de este Blog, de los primeros que escribí y que tienen que ver con esto precisamente, quizás os ayuden a resituaros mejor. Os dejo por aquí los enlaces de ambos…”Yo Soy…la que Soy” y “Nuestro Maestro Interior”.

Creo que lo que me ha pasado en los últimos días, ese viaje que he tenido que hacer al lugar donde las calles no tienen nombre, donde no hay etiquetas y por lo tanto tampoco juicios ni prejuicios, donde estás en Tierra de nadie pero más en tu tierra que nunca, era necesario para poder entender y recolocar varias cosas dentro de mí.
Por ello, la meditación de esta semana de mi canal, a la cual os dejo el enlace justo aquí debajo, es para entrar en esas calles que no tienen nombre de cada uno de nosotros. Es para entrar en ese lugar en el que sólo puedes sentir libertad y paz interior. Esta meditación es un poquito diferente a las anteriores y muy especial para mí, los que veáis el vídeo y la hagáis lo entenderéis. Recomiendo que utiliceis auriculares para poder disfrutar mejor de la música. Os dejo también justo debajo el enlace a la canción original que ha inspirado esta meditación, cantada por su autor. ¡Espero que os guste mucho y os sirva! Dejadme en “Comentarios” qué os ha parecido.
Y cierro este post con la frase que más me gusta y que más resuena dentro de mí de esta canción de U2…

“Te enseñaré un lugar,

en lo alto de un desierto desnudo,

el lugar donde las calles no tienen nombre…”

Sed muy felices allá donde estéis…¡Y hasta la próxima!

Si os ha gustado, podéis compartir en redes sociales este post justo al final.

Compartir

5 comentarios sobre “DONDE LAS CALLES NO TIENEN NOMBRE…

  1. Muchas gracias Virginia,
    El post me ha gustado, comparto contigo la idea de que «es un máster en vivir el presente continuo», tan continuo, con tantos cambios, con tanta adaptación, continua también, que a veces agota, además no sé porqué cualquier cosa cansa el doble, por eso agradezco doblemente la meditación de esta semana, no sé si me ha llevado » al lugar donde las calles no tienen nombre», lo que sí sé es que me ha llevado a un lugar donde hay paz, la Música preciosa, ! Enhorabuena!
    Te envío un beso acompañado de mis mejores deseos 😘

    • Me alegro un montón de q hayas podido estar en ese sitio de paz q tenemos cada uno Paqui. El lugar donde las calles no tienen nombre adopta formas distintas dependiendo de cada persona. La música es mérito del artista, me anima mucho q os guste. Un abrazo muy grande y cuídate mucho!🤗😘❤️

      • No me ha podido gustar más!!!!
        Presente continuo…asi es!!!
        A mi también me sale decir desde mi experiencia en esta semana, que NUNCA he sentido tanta necesidad y realidad de estar en el momento, donde surgian reflexiones..
        Tiempo de silencio, soledad, curiosidad, acompañamiento…
        Como me dijo una amiga en común: » Sara, sacarás tus recursos externos e internos»
        Estaba segura, muy segura en casa, y la vida me sacó a la calle, y durante unos dias en calle sin nombre.

    • Gracias Sara y Dolores por vuestras aportaciones al Blog y a mi vida. Pues si…todo un máster, un eterno presente y muchos espacios y situaciones donde las calles no tienen nombre…Un abrazo enorme 🤗😘❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.