BUSCANDO UN PARAGUAS PARA LA LLUVIA…

Hola…Vuelvo al Blog después de no haber podido publicar la semana pasada, como dije por redes sociales, con un post creo que lleno de sinceridad y honestidad, o por lo menos eso pretendo…

Hoy me he levantado (no dando un salto mortal como Hombres G, ya me habría gustado), si no todo lo contrario…, con una pena y una tristeza tremendas, y no sabía por qué. Me hubiera quedado en la cama todo el día porque eso era lo que me pedía el cuerpo. Yo no suelo levantarme así pero hoy esto me ha cogido totalmente por sorpresa. Y es que ya decíamos en posts anteriores (lee aquí “Capeando este otoño-veroño lo mejor posible…”) que la primera parte del Otoño estaba siendo muy potente, y esta segunda parte no lo iba a ser menos… Estamos ya de lleno en lo que los orientales llaman Energía Metal, la energía que se mueve en la naturaleza y también dentro de nosotros en esta época del año.

Esta energía es la que cogen los árboles y plantas y llevan hacia dentro para ir fortaleciendo más sus raíces, para que de cara a primavera y verano den flores frutos estupendos. Pero es que nosotros funcionamos de la misma manera, debemos llevar nuestra energía hacia dentro (si estamos equilibrados y nos cuidamos esto pasa de forma natural), para poder hacernos más fuertes y nuestras raíces también. Y es que esta energía es la que nos ayuda a entrar dentro de nosotros y conocernos por dentro, la que nos conecta con el ser que somos y con nuestra misión de vida. Por ello todo lo que sea, por ejemplo, tristeza no liberada ó no terminada de sanar, ó ver que nos hemos alejado de nuestro camino de vida, se va a hacer ahora más presente que en otras épocas del año pero no para hacernos “la puñeta”, si no para que salga, lo “atravesemos”, podamos mirarlo con otros ojos, liberarlo y hacernos más fuertes.
Así que ni más ni menos que hoy a mí me ha terminado de salir lo que ya llevaba días divisando pero con cierta lejanía… He tenido muy presente estos días la ausencia de seres queridos que ya no están conmigo y que los he echado de menos más todavía y muy especialmente ahora, me han dolido más determinados funcionamientos de personas muy queridas por mi que yo ya tenía casi superados (esa es la clave, que estaban casi, pero no superados totalmente). Y es que superar todas las experiencias que nos va trayendo la vida, crecer con ellas y ser feliz es “trabajo” de toda la vida, y sólo depende de nosotros que sea un viaje maravilloso o una pesadilla….

Y por eso, hoy me he dicho entonces, ¿que hago con este día, lo termino de fastidiar y me hundo en la tristeza más profunda o intento salvarlo? Así que aunque pueda parecer contradictorio, he optado por la segunda opción pero adentrándome en mi propia tristeza, mirándola a la cara para no tenerle miedo. Y como suele pasar, lo que miramos de frente y sin miedo empieza a perder fuerza… Porque para poder nutrirnos y crecer con el agua de nuestra lluvia interior no tenemos más remedio que mojarnos…

Pero la vida nos ofrece muchos paraguas para ayudarnos con la lluvia, y como además el día de hoy acompañaba en todos los sentidos (ha estado lloviendo todo el día), he decidido hacer “un plan no planeado” (leer aquí post “Cerrado por vacaciones…Planes no planeados”) e irme a la sierra a comer en buena compañía. Los que vivimos en Andújar tenemos la suerte de tener la sierra a 15 minutos en coche, pero si no es así, el campo o un bonito parque de tu ciudad también valen igualmente. El día de trabajo no me permitía libertad total de horarios pero sí la suficiente para despejarme, disfrutar de un bonito paisaje y renovar mi energía.

He podido parar en casa antes del trabajo y darme un ratillo para tomar una infusión de Yogi Tea de jengibre con limón, que me encanta, y dicho sea de paso, para equilibrar la energía metal va genial.

Así que en días como hoy, mejor no darnos caña (en ningún sentido a poder ser), entender que todo lleva su tiempo y que vamos superando las experiencias vividas por fases y también por partes, al ritmo que cada uno va pudiendo. Vamos a intentar ser sinceros, honestos y lo más respetuosos posible con nosotros mismos, porque luego el día te puede ir sorprendiendo de muchas maneras curiosas y bonitas… Os lo puedo asegurar…
¿Cómo lleváis vosotros estos días de lluvia, interna o externa? Espero que la Fuerza de ella y de la energía metal os acompañe en esta segunda parte del Otoño.

¡Hasta la semana que viene!

Compartir

17 comentarios sobre “BUSCANDO UN PARAGUAS PARA LA LLUVIA…

  1. Lloviznas…tormentas. .aguaceros…suaves chirimiris…que el agua haga su trabajo..Q empape , q cale ,q arrastre..Q purifique..Q nos renueve.💕

  2. Me ha parecido de lo más lindo la manera d expresarte, abrirte y sobre todo d estar en tu sentir . Siempre y cuando estemos en el sentir y lo abracemos no cayendo en el papel d víctimas ,todo va bien . Al igual q es bello un día d lluvia lo somos nosotros con esa lluvia en los ojos .Gracias infinitas Virginia , mi ser abraza tu ser ❤️ Bendiciones y feliz fin d semana 🙏

  3. Totalmente identificada con la fuerza de este otoño. Pero con fuerza y optimismo podremos mirar a esa fuerza y luchar contra ella.
    Preciosas palabra que me hacen identificarme en una semana un poco compleja. 😘

  4. Bonito post y bonitas fotos, a mi me encanta el agua, por lo tanto, no me importa q llueva, es más, los días lluviosos, a veces me relajan, abrir la ventana está mañana percibir el aire limpio, fresco y el olor a tierra mojada es para mí un placer .
    Muy interesante lo q nos cuentas de la energía metal y muy cierto según puedo comprobar x mi misma, ya ves, también aprendemos contigo …
    Un cordial saludo y hasta la semana q viene 😉

    • Muchas gracias Paqui. A mí también me encanta percibir el aire fresco y el olor a tierra mojada…Y estas cosas nos equilibran en más sentidos de lo que creemos… Así que agradezcamos a la naturaleza una vez más por todo lo que nos ofrece…❤️🍁😘

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.